abril 16, 2024

Averías comunes de las cerraduras

Las cerraduras son los mecanismos que protegen los hogares y las propiedades del día a día, cumple un papel importante, por lo que las cerraduras no están libres de sufrir desgastes y averías con el paso del tiempo.

Por consiguiente, en este artículo se explorarán situaciones comunes que pueden surgir, desde problemas simples en las cerraduras hasta fallas complejas, de esta forma se descubrirá cómo detectar indicios de posibles inconvenientes.

Cómo identificar una cerradura dañada

Para detectar si una cerradura está dañada, es necesario garantizar la seguridad y funciones de la puerta, es por ello que a continuación se indican algunas señales que pueden indicar que hay problemas con las cerraduras:

Dificultad para girar la llave: una de las primeras y evidentes señales de que una cerradura está dañada es que si al girar la llave se nota una resistencia al intentar abrir o cerrar la cerradura, esto puede indicar problemas intensos como el desgaste de pines o acumulación de la suciedad, en este caso es importante no forzar la llave, ya que esto puede agravar el problema.

Movimientos irregulares del pestillo: observar movimientos irregulares del pestillo al intentar abrir o cerrar la puerta es otra de las pistas de posibles daños en las cerraduras, un pestillo que no se desplaza suavemente puede deberse a una desalineación interna o un desgaste excesivo de los componentes internos de los dispositivos.

Ruidos inusuales: cualquier ruido que pueda hacer la cerradura como crujidos, sonidos de arrastre, entre otros puede indicar que hay problemas internos con las cerraduras, estos ruidos se pueden deber a la falta de lubricación, desgaste de componentes o presencia de objetos extraños en los mecanismos.

Dificultad para insertar la llave: si el insertar la llave se convierte en una tarea complicada, ya sea porque no ingresa completamente o requiere de un esfuerzo adicional, es una señal clara de que algo puede estar mal, es un problema que puede surgir debido a las deformaciones en el cilindro de la cerradura, que puede afectar la inserción de la llave, además es importante disponer de un bombín de calidad.

Resorte débil o ausente: al activar la cerradura es importante prestar atención al resorte, un resorte débil o ausente puede comprometer seriamente la capacidad de la cerradura para regresar a su posición inicial después de girarla, esto se puede deber a la rotura del resorte o al desgaste con el tiempo.

¿Por qué existen averías en las cerraduras?

Es necesario comprender cuales son las causas comunes de este problema, por lo que es esencial tratar eficazmente esta situación de bloqueo de la cerradura, es importante saber qué hacer para mantener las funciones de las cerraduras a lo largo del tiempo.

La acumulación de la suciedad es una de las razones más comunes por las que una cerradura puede trabarse, la exposición prolongada al ambiente, combinada con el uso diario puede hacer que esta acumulación pueda interferir en el movimiento de los componentes internos.

Otra razón importante por la que se daña una cerradura es el desgaste natural, los componentes internos como pines y muelles pueden experimentar desgaste debido al roce constante del movimiento, este desgaste puede llevar a la pérdida de alineación que se requiere para que sus funciones sean fluidas.

Finalmente, es recomendable realizar un mantenimiento oportuno de las cerraduras, así como el uso frecuente de lubricantes para facilitar el movimiento del mecanismo de la cerradura y protegerlas de la corrosión y el deterioro de la misma.