Mayo 18, 2022

Lubricación de una cerradura

Esta es una problemática habitual que se produce en las puertas de acceso a viviendas y comercios, es la rotura de la cerradura por atascos, implica la sustitución de la pieza, con los costes que esto implica.

En la mayoría de los casos esto se puede evitar con un mantenimiento habitual de la cerradura, lubricarla cada cierto tiempo, es un método esencial para proteger la cerradura de la puerta, evitar encontrarse con la cerradura atascada y evitar pagar por un servicio de cerrajería.

La mejor manera de conservar una cerradura y que esta funcione correctamente es lubricándola, una vez cada 6 meses.

Mantenimiento de una cerradura para evitar atascos

Para evitar los atascos de la puerta es necesario engrasar la cerradura de vez en cuando, siguiendo los consejos de un profesional en la cerrajería, algunas personas utilizan formulas para lubricar cerraduras que no son optimas que son perjudiciales y poco beneficiosas para las puertas.

¿Cuándo engrasar la cerradura?

Existen personas que buscan mantener la puerta de acceso a su inmueble en buen estado, cuando esta se empieza a atascar o se resiste al introducir o girar la llave, este es el momento de plantearse algún método para restaurar las propiedades de la cerradura y devolverla a su estado inicial.

Formas de engrasar una cerradura

Existen muchas maneras de engrasar la cerradura, lo ideal es que los métodos que se apliquen no acumulen suciedad o exceso de grasa y provoquen un problema mayor.

Polvo de grafito: Este método es funcional ya que con la mina del lápiz que está hecha de grafito, permite limpiar el mecanismo de la puerta sin que esta se obstruya.

Para llevar a cabo esta técnica, es necesario tener la llave de la cerradura y un lápiz, con este último se raya las estrías de la llave, antes de introducirla y así lubricar de esta manera la cerradura.

Una vez que esto se hace durante un par de minutos, se introduce la llave en la cerradura y da varia vueltas al cerrojo, los resultados son inmediatos. El grafito también se puede comprar en polvo en tiendas especializadas.

Productos lubricantes: Estos son los aceites, vaselinas, la forma de engrasar las cerraduras, más recomendada, si a esta se le aplica algún otro tipo de aceite no indicado para puertas, puede ser más que una solución un problema como tal.

Es recomendable utilizar un espray para la limpieza de las cerraduras, solo se debe aplicar en la cerradura e introducir la llave para dar varias vueltas al cerrojo.

Estos son algunos de los métodos más utilizados a nivel casero, para evitar averías en las cerraduras, ya que con cualquiera de estos se puede lubricar y reparar una cerradura atascada en tiempo record, sin esfuerzo o desembolso económico.

Si el problema es mucho más complejo y aplicaste las técnicas para lubricar la cerradura y no mejoro o  su vez empeoro, entonces lo mejor será contratar un cerrajero profesional para solucionar la falla o avería de manera satisfactoria.

error: Content is protected !!